martes, 10 de octubre de 2017

San Martin y los Indios.


"Dos mil Mapuches ayudaron con caballería, ganado y baqueanos al General  San Martín en el cruce de Los Andes. El Parlamento al que citó a los  caciques tenía el objetivo además de pedirles permiso para atravesar sus  territorios " Manuel Olazábal (Oficial del Ejército de Los  Andes.) . Recordemos que en 1863, Olazábal comenzó a publicar sus memorias tituladas “Episodios de la Guerra de la Independencia”, que es un hermoso legado para la posteridad.


   
"Los ricos y los terratenientes se niegan a luchar, no quieren  mandar a sus hijos a la batalla, me dicen que enviarán tres sirvientes  por cada hijo solo para no tener que pagar las multas, dicen que a ellos  no les importa seguir siendo una colonia. Sus hijos quedan en sus casas  gordos y cómodos, un día se sabrá que esta patria fue liberada por los  pobres y los hijos de los pobres y los negros que ya no volverán a ser  esclavos de nadie." General José De San Martín. 



El Ejército de los Andes estaba compuesto por 

1512 soldados Regulares

2266 esclavos libertos 
       (negros entegados por sus amos)

1392 auxiliares (varios aborigenes)

1200 Patriotas  



    San Martín pensaba que los auténticos dueños del país eran los  habitantes originarios de América y se refería a ellos como "nuestros  paisanos los indios”. Al tema, me gustaría contar la historia de la Logia  Lautaro, si ,la misma en la que el General San Martin propicio, fue  fundada por Francisco de Miranda, un aventurero, que merece un post  aparte, pero volvamos en la logia Lautaro.

En 1807, Francisco de  Miranda fundó en Cádiz y Madrid filiales de los Caballeros Racionales.  La primera filial de la logia se estableció en Cádiz (España) en el año  1811, con el nombre clave de Logia Lautaro, haciendo referencia al toqui o caudillo araucano Lautaro, o Leftraro que derrotó a los  conquistadores españoles en la Capitanía General de Chile en el siglo  XVI y mantuvo independiente de la corona española, único estado en  américa reconocido por España, por originarios, hasta la ocupación de la  Araucanía (1861-1883).
 Entre los componentes de la logia podemos nombrar Carlos María de Alvear , Bernardo de Monteagudo, Bernard  O’Higgins, Tomas Guido, y obviamente aparte de muchos San Martin, estos  jóvenes liberales y libertadores, admiraban desde Europa, el espíritu  indómito de Lautaro, que derroto a Valdivia, marcando la cancha, como  quien diría. Un ejemplo a seguir, se enfrentó y venció.
 Recomiendo a  quien guste leer la Araucana de Alonso de Ercilla y Zuñiga, o algún  relato de la vida de Lautaro, sin duda no se arrepentirán.



Ahora la historia, corria el año 1816, San Martin se prepara en para el cruce de los andes, listo para la campaña libertadora , desde el Plumerillo,  organiza un parlamento con los indios, para afianzar lazos y unirlos a nuestra causa, ya lo decia en una carta dirigida al Gobierno de Buenos Aires así lo explica el general: “He creído del mayor interés tener un parlamento general con los indios pehuenches, con doble objeto, primero, el que si se verifica la expedición a Chile, me permitan el paso por sus tierras; y segundo, el que auxilien al ejército con ganados, caballadas y demás que esté a sus alcances, a los precios o cambios que se estipularán: al efecto se hallan reunidos en el “Fuerte de San Carlos” el Gobernador Necuñan y demás caciques, por lo que me veo en la necesidad de ponerme hoy en marcha para aquel destino….” (Cuartel General en Mendoza y setiembre 10 de 1816).


Fue asi que los caciques liderados por Ñacuñan, el cacique más viejo, escucharon atentamente  y luego de deliberar uno por uno, resolvieron dar su apoyo al General, con excepción de tres caciques, a los cuales, el resto se comprometió a “controlar”.

Los festejos del acuerdo duraron 4 días, las armas quedaron en custodia, y hubo alcohol e intercambio de regalos, fue allí donde recibe Don José su famoso poncho.  Concluido el parlamento y las implicancias políticas y los resultados del mismo, entre los que se destacan las colaboraciones que los pueblos Pehuenche que hicieron a la campaña libertadora (por ejemplo servir de baqueanos en el cruce los andes), es bueno recordar algunas frases de San Martin, referidas a los pueblos indígenas: “… Concluí con toda felicidad mi gran Parlamento con los indios del sur: auxiliarán al ejército no sólo con ganados, sino que están comprometidos a tomar una parte activa contra el enemigo…”
Replica del poncho entragado a San Martin por los Pehuenches.
“La guerra la tenemos que hacer del modo que podamos. Si no tenemos dinero, carne y un pedazo de tabaco no nos han de faltar. Cuando se acaben los vestuarios nos vestiremos con las bayetitas que trabajan nuestras mujeres, y sino andaremos en pelotas como nuestros paisanos los indios. Seamos libres, que los demás no importa nada”.



Y de los negros que decimos... de los 2.500 soldados negros que iniciaron el cruce de Los Andes fueron repatriados con vida solo 143. Ya San Martin dijera “¡Pobres mis negros!”,  luego de recorrer el campo de batalla de Chacabuco, esto da una idea del panorama de los innumerables cadáveres de quienes habían pertenecido al Batallón N° 8 compuesto por los libertos de Cuyo. y que diríamos de Cabral, el morocho que paso a la historia, un hombre echo coraje, pero esa es otra historia...

Galeria de Imagenes:

Peculiar retrato de Jose de San Martin po Duclos






Poncho que acompaño a San Martin en el cruce de los Andes.


Retrato de San Martin con el poncho regalado
Lautaro, retrato de la epoca.

San Martin y la bandera de Los Andes



Fuentes: muchas y varias, credito de Hector Velazquez, revisionistas, y muchas mas
http://www.elmensajerodiario.com.ar/contenidos/para-pensar-a-san-martin/
Ilustración de portada de Matías Davirón para diario Los Andes. Publicado en un suplemento especial que circuló el 17 de agosto de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario