jueves, 23 de febrero de 2017

Esgrima Criolla, documentando...

La esgrima criolla existe desde hace tiempo, ya hablaremos de eso, pero desde cuando tiene este nombre, "Esgrima Criolla", bueno si recabamos en la historia, la primera aparición con ese nombre se la debemos Horacio Quiroga, quien en 1906 realiza una muestra fotográfica para la revista Caras y caretas, llamada, exactamente Esgrima Criolla.

El nombre no fue usado anteriormente por José Hernández, ni por Ricardo Gutierrez en su “Juan Moreira”, ni por Pepe Podesta en su Circo criollo, para que tenga un nombre propio esta disciplina, necesito un porque…


Circo Criollo, recreacion de Juan Moreira

Situémonos en el momento dos clases sociales bien definidas, Horacio Quiroga era un “cogotudo” o joven de la clase alta, pero conoció el interior, se enamoró de nuestras tierras y tradiciones, asi mantuvo una fidelidad, admirador de la pelea a cuchillo que vio en el litoral, sabiendo que Horacio desde joven, como todo “Muchacho de buena familia”, practico la esgrima clásica, como hacia semanalmente, su amigo, Leopoldo Lugones, en el Círculo Militar.
Encontró la manera de fusionar, dar respeto y bautizar una disciplina que hasta ahora se llamaba vistear, ojear, y … duelo criollo (enfrentamientos violentos informales llamados también “lances” o “riñas) y el “duelo entre caballeros”, que bien sabemos, no es lo mismo.

Esgrima Criolla en Caras y Caretas en 1906

La nota no salió publicada en “El Hogar”, la revista consagrada por la alta sociedad de entonces, se publicó en la más popular Caras y Caretas. Entonces, encontramos la adecuación de una práctica deportiva y social prestigiosa convirtiéndola en criolla, mediatizándola desde magazine “Caras y Caretas”, mediatizándola adaptándola a otra clase social que no practicaba habitualmente, ni naturalmente ese deporte. Criollo sería creemos el término de clase social alta y privilegiada al momento de decidir qué deporte era prestigioso, criollo para delinear el color local de las viejas familias tradicionales frente a los nuevos pobladores inmigrados. Esgrima criolla, para socializar/ nivelar/ igualar/ asimilar/ integrar la esgrima a los lectores no criollos posibles de Caras y Caretas. Esgrima criolla a caballo entre una práctica social/ deportiva respetable, criolla porque buscaría simbolizar una práctica propia de las familias bien posicionadas socialmente por su viejo arraigo a la tierra frente a los nuevos pobladores inmigrados.

Horacio Quiroga, en accion.

Qué hace allí Horacio Quiroga? No encontramos entonces antecedentes de escritores posando en algo que no sea su propia representación. Aquí no se lo identifica. Es simplemente un modelo para una clase, es “el esgrimista de la daga”. El escritor esta borrado, no importa su identidad, importa lo que pueda aportar a uno de sus medios de trabajo, como un trabajador más de Caras y Caretas, postura a la que abogaba ya en aquellos primeros años de profesionalización del ejercicio de la escritura. No parece importarle que lo filien con una práctica obligada para la gente bien, se desenvuelve menos pautado por las obligaciones y más decidido con el placer, y con plegarse a apoyar un proyecto editorial que lo publica y Caras y Caretas lo reconoce como exponente de la cultura desde el lugar que ya sabía ocupaba: la de semanario que se constituye un nuevo intermediario cultural y Horacio Quiroga se presenta como un nuevo intermediario cultural en un medio nuevo con un recurso nuevo y desde un lugar nuevo.


Más adelante, ya se plasma esta identidad, siendo usada esta denominación de Esgrima Criolla, hasta quedar plasmada en el excelente trabajo, de Mario Lopez Osornio “Esgrima Criolla, cuchillo, rebenque, poncho y Chuza” editado en 1942.


Y los últimos libros que hablan sobre esgrima criolla son “Esgrima Criolla, armas gauchas y otras yerbas…” de mi autoría, Jorge Prina, editado en el año 2014, y el libro “Esgrima Maleva, Buenos Aires del 900” de Alejandro Fuertes, editado en el 2016, como vemos esta joven disciplina de combate, va documentándose y creciendo poco a poco…


En conclusión podemos decir que la esgrima criolla recibió su nombre a inicios del 1900, pero ya estaba crecidita!!!, combatió en la independencia, como guerras gauchas, se batió a duelos criollos durante un siglo, por honor, o por coraje, reconocida por famosos visitantes a nuestras tierras, como Charles Darwin, y respetado hasta por sus detractores internos como el nefasto Sarmiento, admirada hasta en matreros como Moreira, símbolos de la tradición, entonado en nuestra más santa poesía, como el Martin Fierro, hoy día está más que presente, pero eso es para otro post.



Fuentes:
Esgrima criolla, Caras y Caretas, 28 de julio de 1906.
La fotografía para erigir un escritor (Ensayo)., Patricia Faure, 2004.
Esgrima Criolla, cuchillo, rebenque, poncho y Chuza, Mario Lopez Osornio,  1942
Esgrima Criolla, armas gauchas y otras yerbas…, Jorge Prina, 2014
Esgrima Maleva Buenos Aires del 900, Alejandro Fuertes, 2016
Honor y duelo en la Argentina Moderna, Sandra Gayol, 2008
Y varias consultas más…



2 comentarios:

  1. Que interesante nuestra historia, muchos sabemos mas de otros paises que nuestra propia tierra, gracias a holliwood. Gracias maestro por acercarnos a nuestras raices.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno la verdad. Eh ido a tucumán,allí venden como recuerdo cuchillos artesanales con buen filo. Mis familiares están aya hace mas de 100 años, y Mis tíos cuentan que aprendieron esgrima criolla por parte de mi abuelo, aunque lo llamaban esgrima del facon.
    Una pregunta ¿hay técnicas sobre el manejo de las boliadoras?

    ResponderEliminar