miércoles, 20 de junio de 2012

Pelea real con faca y manta

video
Se puede ver que con las mantas tiran flecazos a la cara, demostrando lo instintivo que es la defensa con poncho o manta, tirando un lance al termino del flecazo.

lunes, 18 de junio de 2012

Cuchillos de pelea.


Hay muchos modelos de cuchillos de combate para pelea, estos son algunos de los mas emblemáticos, aunque no hay que olvidar que hasta el Tramontina en cualquier mano es un arma fatal.

Tracker
creado por Tom Brown Jr., un experto en supervivencia,  este cuchillo es mu8ltiproposito sirviendo para cortar, martillar, hachar, cavar e incluso romper alambre, pero se popularizo como cuchillo de combate en el 2003 gracias a la película “The Hunted” de Benicio Del Toro y Tommy Lee Jones, en la que despliegan escenas de combate,  del sistema de Sayok Kali.
Su diseño complejo presenta tres tipos de usos, cortar cavar y serrar, aunque los dientes estén ubicados en su parte superior, lo que dificulta su uso, otro detalle importante es su importante peso 794 grs. La versión original TomBrown Tracker de TOPs Knives.






Kerambit
El kerambit (también karambit o korambit) es un cuchillo se halla entre las culturas de Indonesia, Malasia, y las filipinas. En todas estas culturas posiblemente haya sido usado como una herramienta agrícola así como también como arma. Se dice que la forma del kerambit está relacionada a sus creencias animistas sobre el poder de los tigres, y es por eso que el kerambit tiene la forma de la garra de tigre.
El kerambit se caracteriza por tener una hoja curva afilada, usualmente con un borde doble, la cual, cuando el cuchillo es sostenido correctamente, se extiende por debajo de la mano, con la punta de la hoja hacia adelante. En el sudeste de Asia los kerambits se encuentran con una variedad de longitudes de hoja y también con o sin el anillo de retención del dedo 
 El kerambit ha llamado la atención de occidente recientemente como arma de algunas artes marciales. La mayoría de los kerambits producidos en occidente para ser usados como arma están basados en una variedad filipina pequeña, la cual tiene por características una hoja corta y el anillo para el dedo índice.
Generalmente, el kerambit filipino ha encontrado aceptación en Occidente con algunos artistas marciales debido a que se cree que la biomecánica del arma permite hacer cortes más poderosos, particularmente contra los miembros de un atacante, a pesar de su corta hoja; debido a que el anillo del dedo índice lo vuelve muy difícil de desarmar; y debido a este mayor precisión comparado con un cuchillo recto.
A pesar de su formato establecido se destaca una propiedad muy importante que es su poder de ataque y defensa. Existen cuchillos tácticos con similares características que infieren en el enemigo importantes heridas. Otros cuchillos con leve descenso en su curvatura de corte que permiten el paso del dedo índice en su cuerpo y que infieren laceraciones y cortes de alto grado en su inserción. Cabe destacar que todo cuchillo de gran penetración, provoca cortes en ligaduras y tendones, lacerando zonas expuestas con consecuencias potencialmente mortales. De tamaño relativamente pequeño y de fácil manipulación, provoca con su ataque laceraciones, cortes y desgarros, tener en cuenta en un combate contra otro cuchillo la distancia es realmente importante.

Knuckle
Este cuchillo diseñado por el mayor James Eugene Mcnary (del servicio de aprisionamiento de armas destinado en francia durante la I guerra mundial, y era un cuchillo de combate adaptado para ser utilizado como un efectivo “puño Americano”.
Era, prácticamente un Bowie, con un manillar en el mango, un poco incomodo para el combate.

Ka bar
El nombre “Ka-Bar” entró en uso cuando la empresa recibió una carta mal escrita que describía como el cuchillo salvó la vida al usuario. Mientras estaba de caza un oso le atacó y tuvo que usar el cuchillo Ka-bar para defenderse ya que su arma tenía un fallo y no disparaba. En la carta aparecían las letras “k a bar” que significan “kill a bear” traducido al español “matar un oso”; y así la compañía tomo ese nombre como marca.
En la segunda guerra mundial el cuchillo Ka-Bar fue el mas aceptado por las tropas americanas, y más tarde la Marina de E.E.U.U. hizo unas modificaciones al cuchillo para mejorarlo como un surco sobre la hoja para aligerar el peso, color mate para evitar reflejos y una empuñadura de piel para un mejor agarre. Incluso después de la guerra el ejercito estadounidense sigue utilizando el cuchillo. Varios modelos se siguen empleando en la pesca, caza y también son usados por excursionistas.
El cuchillo Ka-Bar es un cuchillo de combate y para uso general, normalmente usado por las tropas americanas. Fue un arma de corto alcance del Comando Israelí que era un cuerpo de élite del estado Israelí dedicado a la lucha antiterrorista.
El Ka-Bar es similar al cuchillo Bowie, la longitud de la hoja es de 17,8 centímetros (7 pulgadas), y la longitud total del cuchillo Ka-Bar es de unos 30 centímetros y pesa cerca de 500 gramos; el mango tiene una empuñadura de arandelas de cuero o de Kraton (un sustituto del caucho antideslizante)., siendo el modelo USMC el mas popular

Daga
Realmente debido a sus características, es un arma con un solo fin,  a mi pensar es el arma de combate por excelencia, presente sus modelos originales en diferentes sitios del mundo.
Su característica es el doble filo, lo cual la hace peligrosa e inútil, en su uso como herramienta y practica para la pelea, ya que corta en ambos sentidos y la punta más aguda (“seria forma romboidal”) con una penetración mayor con menor resistencia, que cualquier cuchillo con lomo.

Galeria de fotos

Soldado ingles con daga
Soldado norteamericano con Knuckles
Duelo con daga criolla



Una salvedad, muchos quedaron sin nombrar, pero el que seguramente recordara el lector es el Kukri, el cuchillo nepales, que no lo inclui ya que su origen y uso es mas para trabajo en monte que para el combate

Fuentes

martes, 12 de junio de 2012

Motin en penal con faca y poncho. Video Real

video
Se puede ver como el uso de facon y poncho, se plasma en faca y manta en el penal. mostrando lo instintivo y arraigado que esta la esgrima criolla aun.
se recomienda ver este otro vídeo.
http://esgrimacriolla.blogspot.com.ar/2012/03/pelea-real-con-poncho-y-faca.html

Armas Gauchas: El Trabuco Naranjero

No es un arma de esgrima criolla, ni la común del gaucho, pero tampoco se la podía excluir, ya que su presencia en nuestras pampas es indiscutible.
en el viejo continente fue usado el trabuco por bandolero y contrabandista, en nuestras tierras por gauchos matreros, y también gauchos de bien, que lo llevaban en el apero y hasta en la cintura, y eran usados especialmente para una desigualdad numérica o como en el caso de Juan Moreira, contra la partida policial.
Barranca Yaco - El forajido Santos Perez disparando a Facundo Quiroga
En la ciudad también se hizo uso, como en el celebre caso de los hermanos Guerri que en 1870, intentaron en pleno centro porteño ( Maipu y Corrientes) asesinar Domingo F. Sarmiento.
Los gauchos lo usaron también para repeler los terribles malones, y para la compañía en largos viajes.


Descripción del arma
El trabuco, a diferencia de otras armas de avancarga, no busca precisión sino una dispersión mayor de proyectiles, no contaban con largo alcance, sino con pocos metros de efectividad. asiendo una salvedad, las armas de avancarga se cargan por el caño o boca del arma, obviamente con pólvora negra, y la boca del naranjero era amplia en forma de embudo y  gran variedad de elementos se utilizaban como proyectiles azulejos , plomos, piedras y cualquier cosa prácticamente, lo que en ocasiones generaba que se trabaran, ofrecieran una resistencia a la salida de gases, con peligro a una explosión, como el echo relatado acaecido a Sarmiento.
Recomiendo quien quiera saber mas sobre armas antiguas que se acerque a la asociación argentina de tiradores de avancarga.
Replica del trabuco usado por Juan Moreira
Fuentes:
http://coleccionrosatto.blogspot.com.ar/2008/02/el-trabuco-naranjero.html
http://www.tiradoresavancarga.org.ar/articulo_06.htm

miércoles, 6 de junio de 2012

ALGUNAS CONSIDERACIONES IMPORTANTES QUE DEBERÍAN SABER LOS QUE VENDEN CUCHILLOS CRIOLLOS, O MEJOR AÚN LOS QUE LOS COMPRAN.


Quisiera creer que sólo se trata de ignorancia, para no tener que pensar en la mala fe. No concibo la idea de que un vendedor no sepa lo que vende, o que su irresponsabilidad sea tal que le dé lo mismo con tal de juntarse con unos pesos. Pero mejor será que cambie el enfoque y me dirija a la víctima, o se el comprador, que siempre va a ser de buena fe. Los ejemplos están basados en avisos publicados pero por supuesto no los identificaré para darles a algunos la posibilidad de "arrepentirse".


1º) Cuando le ofrecen un cuchillo con cabo y vaina de alpaca y oro, SIMPLEMENTE ES MENTIRA. Y la razón es la siguiente: si un orfebre está dispuesto a incluir oro en una obra, no va a utilizar jamás alpaca como base, porque ese material no tiene la 'nobleza' suficiente para acompañar al oro. Utilizaría en tal caso plata, de título no inferior a 900, y con preferencia plata 'esterlina' de título 925.
Entonces, si no es alpaca y oro, que es? Es un material conocido como 'double' que es una base de cobre con una película electrolítica muy superficial de oro bajo. También se lo llama enchapado, aunque en este caso la calidad puede variar y contener un porcentaje mayor de oro, pero no es lo que se utiliza en estos casos. Esta clase de enchapado, es el que se aplica comúnmente en piezas de plata, ya que el oro macizo es raramente utilizado por su costo. Por último, y más común, esta el 'simil' (de similar) que es una aleación de bronce y cobre que imita perfectamente el color del oro rojo. Desgraciadamente se siguen publicando esas barbaridades por ignorancia...

2º) Existen trabajos de muy buena calidad en alpacarealizados por algún platero o artesano pero, lamentablemente, son los menos. Una pieza de esas características puede alcanzar el valor de una de plata ya que el trabajo es el mismo, sólo que el costo del material es inferior.
El resto de las piezas que se ofrecen NO SON ARTESANALES. SE FABRICAN EN SERIE POR ESTAMPADO, O BIEN CINCELADOS PERO SOBRE PATRONES FIJOS POR VARIOS OPERARIOS COMO SI FABRICARAN CHORIZOS.

Esto nos lleva a la parte más importante del cuchillo como tal, y la que define su  precio: LA HOJA. Si usamos el razonamiento de la alpaca y el oro, NO HA DE SER DE GRAN CALIDAD la hoja que se encaba y envaina con los métodos mencionados.
Nuestras hojas de batalla son las muy famosas y conocidas fabricadas en nuestra Solingen vernácula: Tandil. Hoy ya no existe la diferencia de calidad entre las distintas marcas, todas utilizan el mismo material y método de fabricación, en consecuencia la variación en su costo, es antojadiza. ¿Las antiguas? Sí, las hay todavía. Pero alguien que no sea un estudioso y coleccionista, que conozca todos los cuños utilizados por las distintas marcas a lo largo de los años, donde una pequeña diferencia en una "A" o una "M" nos indica en que período fue hecha, difícilmente pueda datar una hoja. Y mucho menos -y con todo respeto- un señor que vende un "Antiguo facón gauchesco" (sic), a $600.- (precio en el Once $68.-)  en Mercado libre, junto con un paraguas para dama,  una cortina de baño y una chapita para espirales!!

3º) Los pseudos verijeros y caroneros. Cabría aquí definir primero qué es un verijero y qué es un caronero, ya que las palabrejas se han puesto de moda entre los oferentes.
Un verijero, es un cuchillo de no más de 15cm. de hoja al que se le daba en el campo un uso general y era, por excelencia,  el cuchillo. Se usaba para todo lo que puede ser usado un cuchillo en las tareas rurales y domésticas. Así servía tanto para comer, como para cortar una lonja, capar un animal, sacar una espina, picar tabaco y todo lo que a usted se le ocurra; incluso rascarse la espalda o como escarbadientes! Decía mi abuelo que "sirve tanto pa'brir un asau como pa' cerrar una discusión..." Y tan eficiente herramienta debía llevarse siempre a la mano, lo que dado su tamaño, la experiencia y la práctica lo ubicaron en la cintura y en el punto anatómico más cómodo: la ingle. Y todos sabemos que el paisano llamaba "verija" al pliegue inglinal. Bueno, de ahí el nombre:verijero, porque se portaba en la cintura con la punta (envainada!) inclinada  hacia la  verija.  Podía perfectamente portarse atrás, como el facón, pero por su pequeñez era muy fácil perderlo de a caballo. El facón, en cambio, nació como arma de defensa o de combate, pero a falta de otra cosa, cumplía también el rol de herramienta de uso general.
Similar historia tiene el caronero.  La hoja del caronero no mide menos de 45 ó 50 cm. y es lisa y llanamente un arma de combate. Sustituto del sable, versión telúrica de la espada, el caronero no era portado por el hombre como el cuchillo, sino que lo llevaba sujeto debajo de las"caronas", pieza de cuero vacuno que formaba parte del apero o recado criollo, en consecuencia de allí deriva su nombre: caronero, que va debajo de las caronas. El caronero nace como parte del ingenio del gaucho, ya que no se fabricaban como tales. El gaucho o un herrero de campaña, los confeccionaba a partir de un sable o espada rotos o modificaban alguna de estas armás que habían "olvidado" devolver a la milicia. Básicamente se usaba para pelear de a caballo, o de a pié si se estaba en desventaja .

Bien, ya más o menos descripto el uno y el otro y dejando afuera al facón, la daga, la cuchilla, etc. por no pretender hacer aquí un tratado de cuchillería, -ni me considero capacitado para ello-,  vamos a ver con qué impunidad cultural se manejan nuestros serviciales oferentes. ¡Lástima que me prometí no dar nombres ni pistas puntuales que identifiquen a los usuarios que publican las más aberrantes ofertas! Pero convengamos que, al menos por respeto a la comunidad, deberían informarse un poco más sobre los artículos que venden. Algunos muestran la hilacha y la mala fe y el olor a estafa les brota por los poros, otros serán un poco menos delincuentes pero si pasa, pasa. Hay los que no saben hacer la "o" con el culo del vaso, y recurren a una fuente inagotable de sabiduría: ¡los ya publicados! O sea, si alguien publicó una locura, como no sé,  ni me interesa, lo copio y el manicomio sigue extendiéndose. Puede tratarse de que tomó como referencia una pieza de alto valor real, y como en la foto se parece a lo que tengo, entonces lo mío vale igual... pero como además no sé describirlo, también copio la descripción y es allí donde aparecen los "verijeros" de medio metro y los "caroneros" de bolsillo.

4) Y como cantaba Alberto Castillo, "Siga, siga, el Baile". Porque ahora vienen unas "perlitas" sin desperdicio!
Se denomina título al porcentaje de pureza de los metales preciosos como la plata, siendo 900 (90% plata pura 10% de cobre) el título más  empleado en platería. Todo platero está obligado a acuñar las piezas realizadas con el título empleado y respalda con su cuño personal (que debería estar registrado) la calidad de la aleación. Por regla general, sólo con el cuño del título es suficiente para deslindar de responsabilidades al vendedor si un análisis de laboratorio arrojara un título diferente al acuñado. En conclusión: si no está el título, no es plata. Entonces, ¿no es una redundancia dudosa el anunciar con letras tipo "Cronica" "PLATA 900 SELLADA" (Hago mal en mencionar que el cuño 900 se compra en la calle Libertad)
¿Y quieren saber algo más? Las auténticas piezas criollas antiguas como frenos, espuelas, estribos, estriberas, etc. etc. etc., jamás eran de plata 900! Se usaba plata de título de entre 500 y  800. Esto era así no por una cuestión de costos o baja calidad, sino por practicidad. En aquella época eran elementos de uso cotidiano y  no ornamentales como hoy. Ocurre que en la medida que baja el título, sube la dureza de la plata y si tuviéramos un par de estribos de la más fina plata esterlina (925), donde le ponemos la pata para montar, nos quedamos sin estribo. Así de sencillo. Por eso los elementos de plata de uso regular, eran de plata más baja que la utilizada en joyería. ¿Nunca vieron en Mercado Libre "ANTIGUOS ESTRIBOS DE PLATA 900 SELLADOS!!" Busquen, busquen, no se van a quedar con las ganas.
Pero el afirmar la calidad, la antigüedad y por supuesto el valor de una pieza por sus cuños o sellos no se limita a la plata. Un vendedor publicó un artículo de alpaca (no recuerdo si un mate, o un cuchillo) y muy eufórico, con letras catástrofe "... de Alpaca ¡¡¡SELLADA!!!" casi me deja sordo al leerlo... ¿Pensará que así justificaba la guasada que pedía? Creo que si.

La alpaca, (metal blanco, plata alemana, coco, etc.) es una aleación de latón, níquel y zinc; es un noble material que produce infinidad de objetos hermosos, pero no es metal precioso ni semiprecioso, porque esas categorías están reservadas para los metales puros (oro, plata, cobre) pero por su color y pulimento es un buen sustituto de la plata y por su dureza y precio, en algunos casos, más práctico que la misma plata. Pero su valor como metal, es inferior al cobre. El oro puro (24k =100%) lleva cobre para ser oro 18K (18k = 75%) y la plata pura (1000 = 100%) lleva cobre para ser 900 (900 = 90%) De ahí que el cobre es más noble que la alpaca, pero... ¿alguna vez vio ¡¡COBRE SELLADO!!? No, seguro que no. Para no hacerla tan larga: la alpaca si está sellada o no, no cambia el precio. Un argumento menos.

Pero el tema de los sellos y cuños se ha hecho obsesivo en los malos vendedores. Ahora le toca a las hojas de cuchillo. No hay hoja de cuchillo, por mala que sea, que no tenga algo en la hoja. En los casos en que no tienen marca alguna, probablemente se traten de piezas de cubiertos de muy baja calidad  producidas en talleres o fábricas pequeñas no dedicadas específicamente a cuchillería donde no se justificaba la elaboración costosa de un cuño y el martillete o maquinaria necesaria para aplicarlo. 
J.A. Henckels Solingen
Pero por regla general, todas llevan alguna marca. Entonces no es de destacar que una hoja tenga un cuño, sino qué cuño tiene. Todos habremos visto alguna vez la famosa palabra  "SOLINGEN" estampada en un cuchillo, pero... ¿Solingen qué? Porque se piensa en Solingen como en una afamada marca y lamentablemente no lo es. Solingen es a Alemania, lo que Tandil a Argentina o Toledo a España: un lugar geográfico donde destaca la acería y la metalurgia, y donde se asientan las más afamadas fábricas de cuchillos. Pero Solingen es grande... y los pequeños e ignotos talleres sobran. Los inescrupulosos, y algunos exportadores compraban las pequeñas producciones sin marca -y calidad bosta-, y ¡a Sudamérica! Que allá algún pillo lucrará con la ignorancia de los sudacas. Así llegaron los cuchillos que sólo dicen Solingen. Me faltó mencionar que algunos, vaya uno a saber la procedencia, si usaban Solingen como marca pero no registrada.
Antigua Fabrica de cuchillos en Solingen



5) Y ahora la antigüedad. ¡Lindo tema! ¿Qué es antiguo? ¿Dónde empieza y donde termina? Una vez un vivillo de San Telmo explicaba que un objeto, para considerarse antiguo, debía tener 25 años. ¡Que lástima, pobre hombre! Ocurre que yo tengo una sobrina de 28 años, pero lamentablemente para él sería muy antigua... Y qué queda para mi, entonces? Con casi 58 años debo valer una fortuna!! Y sin embargo mi mujer quiere regalarme...!

Bueno, y hablando de cuchillos, qué consideramos antiguo? Para mí, algo, mientras sea contemporáneo, no debe considerarse antiguo. Puede ser viejo, fuera de moda, pero no antiguo. Antiguo es una palabra que nos remonta en el tiempo a épocas   que no conocimos. Si ponemos en una habitación a un recién nacido y a un anciano de cien años, ambos están compartiendo un mismo espacio temporal y son contemporáneos, pero para el niño las vivencias del anciano le son desconocidas y para el anciano lo será el futuro del niño. Para no entrar en disquisiciones filosóficas de las que luego no podamos salir, se me ocurre que un objeto centenario o próximo (80 años) recién debería considerarse antiguo. No debo estar muy errado desde el momento en que se ha inventado el término "Retro" para definir y vender todas las porquerías que nos sobraron de los años '70 y '80. ¿Nunca vieron en venta un "antiguo" que aún se fabrica y lo venden en la ferretería de su barrio? (y más barato, por supuesto) Se me acaba de ocurrir una idea: ¿alguien quisiera comprarme una piedra? ¡No se ría! Mire que tiene millones de años?! Más aún, muchos creen en  que la fabricó Dios, y no creo que sea falsa... Porque si hablamos de antigüedades falsificadas en MLibre, no nos alcanzaría la vida. Pero volviendo a lo antiguo y a las hojas de cuchillos: el concepto de "si es alemana, inglesa o francesa y para colmo vieja es superior" permítanme que lo ponga un poco en duda. ¿Recuerdan las películas que veíamos de chicos? ¡Era verdad, Europa estuvo en guerra! Y para colmo 2 veces: 1914/1918 y 1939/1945 y en los 20 años que hubo de armisticio en el medio, se cagaron a tiros también. Ahora, ¿se imagina a Hitler, Churchill o De Gaulle diciendo: paren la producción de acero para cañones que tenemos que venderle cuchillos a los gauchos? Si vimos miles de veces las filmaciones de la época donde la gente donaba cualquier objeto metálico que poseyera para ser fundido y contribuir con el esfuerzo bélico, yo no confiaría demasiado en una hoja "de marca mayor" que quizás fue forjada con tapitas de cerveza! Por eso, amigos míos, en esos treinta años de masacre y miseria no pudo producirse nada de calidad, se llame como se llame. Por eso, si lo pensamos, surgió tan fuertemente allá por los '40 la industria Tandilense y fíjense que en ningún momento mencioné ninguna marca, pero aquí sí vale la excepción: "C.A. ALLENDE" y su continuadora "LA MOVEDIZA", pioneras  de todas las demás marcas tandilenses. La marca auténtica desapareció en 1963, y me veo obligado a decir "auténtica" porque me he tropezado por ahí con algunas "resucitadas", por ser fino. Piénselo bien cuando le ofrezcan "antigua hoja de Tandil" ¡Já! Por acción u omisión le quieren hacer pisar el palito! ¿Quiere un dato más? Una buena hoja tandilense (que alguna marca buena hay) de 14 cm., de acero al carbono, fabricada actualmente, igual o superior a las de hace 10 o 20 años, no supera los $30.-  Eso se lo comento por si se la ofrecen en 400.-

Y esto es extensísimo. Como platero, tradicionalista, historiador e investigador de nuestras costumbres camperas, usuario de pilchas criollas, tandilense de nacimiento y un poco coleccionista, podría hablarles del resto de los objetos que atesora la Tradición y que algunos muertos de hambre bastardean. Ponchos, sogas, espuelas, rebenques, estribos, recados, etc. pasan por la misma situación -en casos peor aún- que la mencionada en este largo monólogo sobre los cuchillos. Y a modo de cierre, aún cuando sea muy repetido,  no pierde vigencia este final:

 MAS NAIDES SE CREA OFENDIDO,
 PUES A NINGUNO INCOMODO;    
 Y SI CANTO DE ESTE MODO      
 POR ENCONTRARLO OPORTUNO,
 NO ES PARA MAL DE NINGUNO
 SINÓ PARA BIEN DE TODOS

José Hernandez - Martín Fierro

...Y me faltó agregar (como si hubiera escrito poco) otro ardid interesante: los cuchillos "travestis".
Sí, nacen siendo un tipo de cuchillo, y terminan siendo otro. Y el apodo que les puse les cae al pelo: modifican su cuerpo (hoja) se agregan botón, (parecido a botox, no?) se visten con vistosas vainas, y se cambian el cabo...!
Se trata de cuchillos de mesa de marcas europeas muy reconocidas por su calidad, generalmente inglesas, que son disfrazados de cuchillos criollos. ¿Esto es válido? ...y... NÍ,  sería la respuesta mas bondadosa.
Muchas veces un viejo cuchillo europeo llega a nuestras manos o anda guacho en algún cajón de cubiertos, y dado que indudablemente es superior a sus compañeros de alacena, nos dá ganas de "acomodarlo" y hacernos un cuchillito tipo criollo para uso diario o para los asados. Eso es válido.
Ahora, si lo transformamos en una industria y pretendemos venderlos como cuchillos criollos verdaderos, eso sería, al menos, deshonesto. ¿Y por qué? Porque nunca existieron. Porque son como un gaucho y un bailarín disfrazado de gaucho. Sé que cualquier cuchillo corta y pincha, y que llegado el caso hasta uno de plástico sirve, pero no me negarán que es engañarse a sí mismo.
Los hacen con esos cuchillos que eran rectos , con la punta redonda, y a veces (y con suerte) de algún juego de trinchante, que son un poco mas gruesos. Lo de la marca y procedencia, si bien son auténticas,  resulta engañoso para el neófito, porque los precios los ponen en función de ellas, y no de la verdadera calidad de la hoja.
Cuchillo Joshep Rodgers & Sons
Tomemos por ejemplo a la famosa BÖKER ARBOLITO de Solingen, Alemania. Böker, fabrica infinidad de modelos de cuchillos y navajas, llegando algunos a costar varios miles de dólares. Pero ocurre que, por la misma puerta de la fábrica por donde salió tan costosa pieza, salió también un jueguito de cuchillo y tenedor para pic-nic de esos que se meten uno dentro del otro y  queda una sola pieza de plástico, el cual tiene exactamente la misma marca, la misma procedencia y el mismo cuño que el anterior, sólo que cuesta $29,90. Con esto quiero decir que un cubierto siempre va a ser un cubierto. El acero no es el mismo, la fabricación tampoco y la prestación mucho menos. He visto cuchillos ingleses llenos de sellitos por todos lados,  fabricado por JOSEPH RODGERS & SONS con el título autorizado de CUCHILLEROS  DE SU MAJESTAD, doblarse como una chapa. Y es porque en el afán de hacerlo pasar por criollo, le sueldan un botón (que en los auténticos es una pieza forjada con la misma hoja, y hace de separación entre ésta y la espiga, y donde luego asienta el cabo) y es el  punto mas crítico y reforzado del cuchillo por ejercer allí la fuerza de palanca. Como el cuchillo no fue hecho para eso, no necesita tener botón ni un lomo de 3 ó 4 m/m, ya que para cortar un "bistec" el movimiento es longitudinal. Si a su fino lomo se le hace una soldadura, el acero se destempla y en ese punto queda hecho una lata, y hasta corre el riesgo de abrirse una mano si se le dobla la hoja. Y si le dicen que se lo volvió a templar, la embarraron del todo: ya no tiene mas el temple original. Si el que lo hizo, supiera templar como don Joseph, no andaría vendiendo truchos !
La consecuencia -entre otras- que traen estos aventureros, es que ahora cualquier cuchillo que se perdió del juego, y está escrito en otro idioma, aparece en el puesto de algún feriante ambicioso, a no menos de $200.- porque sabe para qué los usan y piensa ¡¡no te la vas a comer vos solo!!
Otros le dejan el tope redondo original, y si bien no lo estropean del todo, al criollo se parece menos. Salvo que, como vociferaba un chanta de marca mayor, que era un poco entendido, se tratara de un "criollo uruguayo" (que sí llevan botón redondo) pero como dicen ahora, ni ahí.
Otro invento es el cuchillo hecho con hojas de tijera de tuzar o esquilar, que generalmente eran inglesas o alemanas y buenísimas, como tijera. El acero, al ser acero de corte, puede producir un muy buen cuchillo. Pero nada que ver con las pilchas gauchas. Eran sí -y hay que destacarlo- usadas para hacer las lanzas, amarrándolas a una caña tacuara, usadas por los indios alzados o por los gauchos, quienes las llamaban generalmente "chuzas". Como cuchillo no existió nunca, y aunque  puede ser una pieza ingeniosa, es muy engorrosa para encabar.




Esta nota la lei navegando en internet y me parecio muy buena y divertida, agradezco al Sr.Defilippiz por su gentileza.

Nota escrita por el señor Oscar L. Defelippiz (Esta nota fue escrita en el año 2009)

lunes, 4 de junio de 2012

Historias de duelos, malevos y compadritos y duelos


    El compadrito, el malevo, marginado urbano, arrabaleros y orilleros, estos muchachos de mala fama y mal entretenidos hacían sus primeras armas en el arte del “visteo”, una especie de esgrima ejercitada con un palo o una varita que simulaba un cuchillo. La pistola y el sable eran armas de otra clase social y eran propias de los caballeros y los militares de carrera. También en las armas se evidencian las diferencias de clase y al orillero le correspondía la daga, el facón o el cuchillo de faenar a los animales. En tal esgrima actualizaba la herencia gaucha, el pasado reciente de algún padre o abuelo gaucho. Cada barrio padecía sus cuchilleros que poblaban primero las comisarías, luego los hospitales y finalmente los cementerios. Los hubo de fama duradera: El Petiso Flores en la Recoleta, El Turco en las Baterías, Felipe León (a) el loro, los hermanos López (a) los carpinchos, Tristán Cabrera (a) el Nortero, otro apodado “el Tandilero”. Peleaban por pelear, para demostrar sus habilidades con el cuchillo, para mantener el liderazgo dentro de su grupo o para consumar un destino prefijado “morir en su ley”. La maquinaria del duelo empezaba a funcionar cuando alguien decía “uno de los dos está de más” y ya los padrinos organizaban la escena a la que se sumaban los miembros de cada barriada.

     El carácter violento de esta gente que vivía peleando con la policía o esquivándola, vivían matándose en duelos oscuros, muriendo en una esquina cualquiera. Uno de los nombres legendarios es el de Hormiga Negra, que entre los intervalos de pelear con la policía era un buen peón de estancia y un buen tropero. De él se cuenta que una vuelta fue alertado acerca de que habían entrado a robar en la estancia donde trabajaba, entonces montó a caballo y lanceó a tres de los que habían entrado; luego, los otros escaparon, y el patrón le hizo una reconvención a Hormiga Negra. Le dijo: “¡Pero cómo! ¡Has lanceado a tres! ¡Pero qué es esto!” Entonces el otro, humildemente y con la lanza aún ensangrentada en la mano, le dijo: “Perdón, patroncito, se me fue la mano...” 
     Otro caso, allá por 1905,  el duelo entre un tal Zoilo Pereyra y el Noy, un cuchillero de renombre, que venía del barrio Las Baterías, cercano a Retiro. El Noy, mediano de estatura y más bien corpulento, de cutis blanco, calzaba alpargatas lo mismo que su contrincante que era más bien alto, morocho y picado de viruela. Un matón de aspecto achinado oficiaba de juez y a la orden de “cuando quieran” cruzaron sus armas, al tanteo. Los dos, con el saco enrollado en el brazo izquierdo, con saltos de felinos y rápidas arremetidas, competían en destreza y coraje. La pelea se desarrollaba en completo silencio. Pereyra tiró a embocar una cuchillada tripera pero el Noy se arqueó lo suficiente como para esquivarla y al mismo tiempo tajeó la cara del Zoilo ensangrentando el cuchillo. Y como el duelo se había concertado “a primera sangre”, ahí terminó la cosa.



    En sus últimos días el Noi, saliendo de una casa mala, tuvo un cambio de palabras con un muchacho, le dio una distraída bofetada —las bofetadas entonces no eran para derribar a un hombre, eran simplemente para ponerlo en su lugar o para iniciar una pelea verdadera, ya que se hablaba de peleadores de puños con cierto desprecio, ya que el boxeador no arriesga la vida al pelear. Pues bien, el Noi ya es viejo, ya famoso, ya con una constelación de muertes, digamos, abofeteó distraídamente a ese muchacho, que no sabía con quién se las había, y que sacó un revólver y lo mató. Y luego ese muchacho tuvo que mudarse del barrio porque la gente lo aborrecía y lo despreciaba, porque quién era él para matar al Noi —como quién era el sargento Chirino para matar a Juan Moreira.”

Fuentes consultadas
LLANES, RICARDO M., El barrio de Parque de los Patricios” Cuadernos de Buenos Aires, XLII, Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, 1974
http://www.elortiba.org/borges3.html#La_poesía_y_el_arrabal
www.letraslibres.com
http://www.tangocitytour.com.ar/letras.htm
http://www.elortiba.org/antolog2.html
http://www.thetqr.org/Archives/TQR%207%20Int/asc..htm