lunes, 13 de noviembre de 2017

Arturo Bonafont and the local method of Self-defense with walking cane.



The stick, or just a stick, was the first weapon of the man. Thus, remember that the weapon is the hand that holds it, and the so-called "weapon" is just the tool.

The cane as an instrument of self-defense existed in many cultures, the Basques, for instance, used the makila, a cane that they learned to handle with precision, and due to that, Napoleon Bonaparte, created a platoon of Basques with makilas. In Argentina, the Basques acted as security guards in some pulperías (which were small groceries or stores in the Argentinean countryside) to calm down the troublemakers.

In Europe, the father of  the cane combat was the Frenchman Pierre Vignny, who also taught the techniques to Edward William Barton-Wright, the creator of Bartitsu, known as "the fighting arts of Sherlock Holmes."
The Irish also developed a cane fighting method called batareaicht, fought it with the shillelagh, a very hard cane, a baton, and combined it with a fighting style called Gleacaíocht, where fists, sticks and legs were combined.
As we see, fighting with clubs is a worldwide art, thus..., in South America we also had our own, a totally native discipline of fencing, and this story begun around 1900, in Buenos Aires City and its surroundings.


The tango was a music that was heard in the bars and bordellos of the slums, a music of the lower and working class, who spent their daily wage, after work, with women and so on, as time went by, tango became their chosen rhythm, while “the upper class young man”, he also wanted to go to know it in those cafés, tango was becoming fashionable...

What do you think would happen if ... in such a place? in a bordello, for instance, in the slums, it could have been in Isla Maciel, Dock Sud, or Boedo; where could be found dock workers, slaughter house workers, laborers, and others, who spent their time there before coming home, to find some warm company there ... and what could have happened, if they saw an upper class young man coming in there, in his expensive suit, putties and bow tie?..., well, nothing could have ended up well for him, let’s remember that it was the time of tough guys, bullies and braggarts, who always carried a knife, and if you did not have one, there will always be someone willing to give you one.
I addition, at that time, lunfardo, (the Argentinian slang, which developed with terms from everywhere, brought by the European immigrants), was consolidated ,  and the term "patota (gang)"  was created by the upper-class young people who went to the brothels located in marginal places, where they could not individually survive a fight with men from the slums ( experienced knife fighters),  because of that they attended these clubs in a group, that is, in a gang (patota). In addition to cane fighting, fencing and boxing, the French Savate also entered, but the latter discipline was unsuccessful and ceased to be practiced among high society groups.
Finally, these young men acceded to pistols and revolvers of American and European origin that they carried and used indiscriminately.

Among the Buenos Aires elite, the young Jorge Newbery, an exceptional athlete, by the way, along with Delcasse, a fencer, and Arturo Bonafont, who we will speak about later, were the pioneers in the development of self-defense classes for the inhabitants of Buenos Aires, and it is from there on when the spreading of teaching boxing starts, and that is when Arturo Bonafont, on his behalf, starts to teach fencing stick in an important institution called GEBA (Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires/Buenos Aires Gymnastics and Fencing Club), looking for a synchronism, let’s say that this is like today’s boom of self-defense, why? We all know why.
Now talking about the cane system of Arthur Bonafont, it was born as a need of the gentlemen to defend themselves. The cane, the weapon and symbol of the gentleman, and even the oldest one, is the one chosen for fighting. This system developed by him is totally local, at the same time in Europe, the father of the cane fighting, the Frenchman Pierre Vignny, teaches its use to Edward William Barton-Wright, his system, la Canne Vigny, shows us, that everywhere in each continent  happened the same, from different origins, the cane was born as the gentleman's weapon.



On its side, Bonafont system is wonderful for self-defense, true, fast, simple, powerful, it’s not stick-fighting, that is one of the wonders that Bonafont noticed, you do not have to be involved in a fight, you have to finish it, among its peculiar characteristics, for example, the grip is inverted, which reduces the distance, but it makes it faster, unpredictable and strong, the positions are simple, and natural, the displacements, reduced, with a technique in which you could face one or more opponents, in open and closed spaces.
It was during the 1930's when he left his fighting system documented, his discipline embodied in a combat treaty, in a book titled "Method of Defending oneself with a cane in the Street", by vicissitudes of life, it was impossible for him to write a second part.



Arturo, a man skilled in combat, said about this system, "A solid cane of those  that are simply adopted to serve as support, to the most peaceful man, is a tool that handled by a skilled person in that art, can easily become a highly effective weapon for self-defense. "What a clear vision he had”.
With these words he defined the arrival of a combat "When the time to defend ourselves undoubtedly has come. We must observe instantly the position, attitude, gesture or aggressive movement of the adversary, to apply our attack, arresting or counterattacking his own in the act of its very initiation. Seeing and executing everything with the speed of a lightning bolt has to be all at once "without any doubt he was a spectacular fighter.
Currently the Bonafont system of fencing cane is still alive, you only have to find who teaches you.

Those of us who have fought with a stick, stick-fighting, or any system with a stick, we know that the premise is not to lose the weapon, well, that is basic, and Don Arturo, said this "the blow with the cane has to cross over, has to be given with attitude, to avoid the grasp by your opponent "this only can be said by that who had fought, a real master of fighting...
Currently this system is being disseminated by Maestro Eduardo Festorazzi and Maestro Jorge Prina, of the Argentinian Fencing Association, with extensive research and training, confirming that the legacy of Arturo Bonafont is still alive.

viernes, 3 de noviembre de 2017

El Gauchito Gil, el patron criollo.

Se llamaba Antonio Mamerto Gil Nuñez, más conocido como "El Gauchito Gil" o como "Curuzú Gil" (del guaraní curuzú=cruz). Quien junto al cura Brochero y Cefereino Namuncura, forman esta triologia santa criolla argentina.

Existen diferentes versiones acerca de la época y el motivo de su muerte. Se sabe que fue durante el siglo XIX, algunos sitúan estos hechos en 1890, para otros ocurrieron entre 1840 y 1848. Todos coinciden que su muerte aconteció el 8 de enero, que ocurrió en medio de las constantes luchas fratricidas entre los Liberales (o Celestes) y los Autonomistas (o Colorados), que el Gauchito era inocente y que fue muerto injustamente.
Era oriundo de la zona de Pay-Ubre, hoy Mercedes, Corrientes. Había sido tomado prisionero por el Coronel Zalazar acusado injustamente de desertor y cobarde. Fue trasladado a Mercedes y de allí sería enviado a Goya donde se encontraban los tribunales. Era sabido que los prisioneros que tenían ese destino jamás llegaban a Goya, siempre "habían intentado escapar en el camino, se producía un tiroteo y el preso irremediablemente moría". El pueblo se entera de la prisión de Gil y se moviliza buscando apoyo en el Coronel Velázquez, quien junta una serie de firmas y se presenta ante Zalazar para interceder. Este hace una nota dejando al Gauchito en libertad que fue remitida a Mercedes pero ya había sido llevado hacia los tribunales.

La tropa integrada por el prisionero, un sargento y tres soldados se detiene en un cruce de caminos. El Gauchito sabía que lo iban a ajusticiar y le dice al sargento: "no me matés porque la orden de perdón viene en camino" a lo que el soldado replica "De esta no te salvás". Antonio Gil le responde que sabía que finalmente lo iban a degollar pero que cuando el regresara a Mercedes le iban a informar que su hijo se estaba muriendo y como él iba a derramar sangre inocente que lo invocara para que él intercediera ante Dios por la vida de su hijo. Era sabido que la sangre de inocentes servía para hacer milagros. El sargento se burló y lo ejecutó.


Con respecto a la forma de morir existen varias versiones:
1) Lo ataron a un poste o un árbol y le dispararon con armas de fuego pero ninguna de esas balas entró en el cuerpo ya que la creencia popular dice que quien lleva el amuleto de San la Muerte no le entran las balas y se supone que el Gauchito era devoto del "Santito". Entonces el sargento ordenó que le colgaran de los pies y allí lo degolló.
2) Murió luego de varios intentos de disparos con armas, porque una bala finalmente entró en el corazón.
3) Fue colgado de un algarrobo, cabeza abajo y luego degollado, porque tenía el poder de hipnotizar a las personas "con sólo mirarlas a los ojos".
La partida volvió a Mercedes y allí el sargento se entera del perdón y, recordando las últimas palabras del Gauchito, se dirigió a su casa donde entera que su pequeño hijo está muy grave, con fiebre altísima y el médico lo había desahuciado. Entonces se arrodilla y le pide al Gauchito que interceda ante Dios para salvar la vida de su hijo. Al llegar la madrugada el milagro se había hecho y el niño se había salvado. Entonces el sargento construyó con sus propias manos una cruz con ramas de ñandubay, la cargó sobre sus hombres y la llevó al lugar donde había matado al gauchito. Colocó la cruz, pidió perdón y agradeció.
Para algunos era un cuatrero, un gaucho alzado, un fugitivo al que le cargaban todos los hechos delictivos sin resolver. Para otros era "Robin Hood", les robaba a los ricos (en especial a los que se aprovechaban de los paisanos) y les daba a los pobres y ayudaba a quien lo necesitara. Era un gaucho justiciero. Hacía lo que muchos no se atrevían a hacer. Era un vengador de sus desgracias.

El culto
El Santuario principal se encuentra en el cruce de las rutas Nº 123 y 119, a 8 km de la ciudad de Mercedes (antigua Pay-Ubre). Desde lejos se observa el centenar de tacuaras con banderas rojas, el mausoleo con las placas de agradecimiento y una enorme cantidad de ofrendas similares a lo que ocurre en el santuario de Vallecito de la Difunta Correa: muletas, vestidos de novia, juguetes, casas hechas en miniatura, autitos. Estampitas del santo con los pedidos escritos detrás o con expresiones de agradecimiento.
El color rojo es el distintivo del Gauchito Gil que se manifiesta en velas y fundamentalmente en cintas con el pedido o agradecimiento escrito. Es costumbre dejar una cinta atada a las miles de cintas que hay, y se retirar otra ya "bendecida" por el santo que se coloca en la muñeca, en el espejo del auto o en algún lugar privilegiado de la casa para que proteja o ayude.
Santuario del Gauchito Gil en Mercedes.
Varios días antes del 8 de enero, fecha del aniversario de su muerte, comienza a congregarse la gente y pasar la noche en carpas. Se improvisan negocios, bailantas la compás del chamamé, kioscos que venden bebidas y recuerdos. Los jinetes se acercan llevando banderas y estandartes en tacuaras para dejar en el lugar, que también se cubre de flores rojas. El cura de Mercedes oficia una Misa por el alma del Gauchito. En el terreno donado por el estanciero se construyó un tinglado donde se acumulan las ofrendas, sitios para encender velas y edificios con baños, duchas, bares y otras comodidades para aquellos que se acercan a orar.


Los otros santuarios del Gauchito Gil se levantan principalmente en el litoral aunque su culto se va extendiendo paulatinamente al resto del país como lo certifican los oratorios que existe en los Valles Calchaquíes, Salta y en Ushuaia, Tierra del Fuego. Sus estampas se reparten en los subtes porteños y se venden en las santerías de Buenos Aires y en los negocios de Luján junto a la Virgen. También se agrega su imagen como ofrenda en los santuarios de otros santos populares como la Difunta Correa. Las cintas rojas con su nombre y el pedido de protección para quien la posea, cuelgan de los espejos de cientos automóviles y son atadas en lugares visibles de los comercios.
Muchos lo llevan en la piel.
Los lugares elegidos son los cruces de caminos, donde se atan en la rama de un árbol o en una tacuara clavada en tierra las cintas rojas. Son lugares de parada obligada de todo viajante. Los ómnibus y los caminantes se detienen un momento a saludar al Gauchito. En la provincia de Formosa, donde existen oratorios muy próximos, los automovilistas tocan su bocina al pasar. Si esto no se hiciese no contaría con la protección del santo en el resto del viaje y podría ocurrirle una desgracia.
El límite de lo que se le pide al Gauchito lo pone la persona que solicita: salud, dinero, trabajo, amor, en casos que se necesite valor para enfrentar una situación y fundamentalmente protección a los viajeros. Sudamericana

miércoles, 25 de octubre de 2017

El baston del caballero en la Pampa Argentina

El bastón, o simplemente un palo, es sin duda la primer arma del hombre, tanto com compañero de apoyo como para la defensa y ataque, aca un poco de su historia, bueno, recordemos que el arma es la mano que empuña, y el llamada “arma” es solo la herramienta.

Estuvo en muchas culturas, los vascos usaban la makila, un bastón que aprendieron a manejar con precisión, como será que Napoleón Bonaparte, formo un pelotón de vascos con makilas, y en nuestras tierras, hacían de seguridad en algunas pulperías para acomodar revoltosos.
En Europa, el padre del combate de bastón, fue el francés Pierre Vignny, este le enseña el manejo a Eduard William Barton-Wright, creador del Bartitsu, conocido como “el arte de combate de Sherlock Holmes”.
Los irlandeses también desarrollaron método de pelea llamado batareaicht, peleaban con shillelagh, unos bastones muy duros, lo combinaban con un estilo de pelea llamado Gleacaíocht donde se combinaba palos puños y piernas.
Como vemos, pelear con palos es mundial, entonces…, en Sudamérica también tuvimos nuestra disciplina, totalmente propia y criolla, de esgrima de bastón y esta historia comienza alrededor del 1900, en la porteña Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores.

El tango era una música que se escuchaba en los bares y piringundines de los arrabales, música de la clase baja y trabajadora, que gastaban su jornal, al salir del trabajo, en percantas y otras cosas, paso el tiempo y el tango era su ritmo, y el dandy, el “joven de buena clase” quiso ir a conocerlo en esos cafetines, el tango estaba poniéndose de moda...
Que creen ustedes que pasaría si… que lugar? en un piringundín, en los arrabales, puede ser en la Isla Maciel, el Dock Sud, o Boedo; con quienes? donde están los trabajadores portuarios, de los frigoríficos, peones, y otros, que pasan antes de volver a su casa, a buscar un poco de calor allí…y que pasa? ven entrar a ese dandy, con su traje caro, con polainas y pajarita…bueno, no terminaba nada bien, más propiamente dicho para el dandy, todo mal, recordemos que es época de guapos, taitas y compadritos, y para quien no tiene un cuchillo, siempre alguien le facilita uno.

Dato aparte, en esta época es donde se consolida el lunfardo, el término “patota”, lo crearon los jóvenes de clase alta que concurrían a los prostíbulos ubicados en lugares marginales donde individualmente no podían sobrevivir a una pelea con hombres de los barrios bajos (cuchilleros experimentados), por ello asistían  a esos antros en grupo, es decir en patota. Además de la esgrima de bastón, de estoque y del boxeo, también incursionó el savatte francés, pero esta última disciplina no tuvo éxito y dejó de practicarse entre los grupos sociales altos.
Por último, estos jóvenes accedían a pistolas y revólveres de origen americano y europeo que portaban y empleaban indiscriminadamente.
Entre la elite porteña, el joven Jorge Newbery, un deportista excepcional, dicho de paso, junto a Delcasse, esgrimista, y Arturo Bonafont, de quien hablaremos, tomaron la punta para la auto defensa del porteño, se comienza a difundir la enseñanza de boxeo y allí es cuando Arturo Bonafont, comienza a enseñar en GEBA (Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires) esgrima de bastón, buscando un sincronismo, es como hoy día el boom de la defensa personal, porque? Todos sabemos el porqué.
Ahora explayándonos en el sistema de bastón de Arturo Bonafont, nace como una necesidad del caballero para defenderse. El bastón,  el arma y símbolo del caballero, y más antigua, es la elegida para pelear. Este sistema es totalmente argentino, paralelamente en Europa, el padre del combate de bastón el francés Pierre Vignny, le enseña su uso a Eduard William Barton-Wright, su sistema el Canne Vigny, que nos damos cuenta?, en cada continente se da lo mismo, por diferentes orígenes, nace el bastón como arma de caballero.
El sistema Bonafont, es espectacular para la defensa personal, real, rápido, simple, potente, no es stickfighting, esa es una de las maravillas que Bonafont noto, uno no debe mezclarse en una pelea, la debe terminar, entre sus características peculiares, por ejemplo, el grip o agarre, es invertido, lo que reduce la distancia, pero lo hace más veloz, impredecible y fuerte, las posiciones son simples, y naturales, los desplazamientos, reducidos, con una técnica en la cual se podía enfrentar a uno o varios oponentes, en espacios abiertos y cerrados.

Corría la década del ’30 cuando dejo documentado su sistema de combate con bastón, su disciplina la plasmo en un tratado de combate, en un libro titulado “Método de Defenderse con un Bastón en la Calle”, por vicisitudes de la vida, le fue imposible plasmar una segunda parte.
 Arturo, un hombre avezado en el combate decía sobre este tutor,  “Un sólido bastón de los que se adoptan simplemente para servir de apoyo, al hombre más pacífico, es un adminiculo que manejado por una persona experta en la materia, puede convertirse fácilmente, en un arma de gran eficacia para la defensa propia.” Que clara visión tenia.
Con estas palabras definía la llegada al combate “Llegado el momento en que el defendernos se ha hecho imprescindible. Deberemos observar instantáneamente la posición, actitud, ademan o movimiento agresivo del adversario para aplicar nuestro ataque arrestando o contratacando el suyo en el acto de su iniciación. Ver y ejecutar con la velocidad de un relámpago a de ser todo a un tiempo “sin dudas fue un espectacular luchador.
Actualmente continúa vivo el sistema Bonafont de esgrima de bastón, solo hay que encontrar quien te enseñe…
Quienes hemos peleado con bastón, stickfighting, o cualquier sistema con palo, sabemos que la premisa es no perder el arma, bueno, eso es básico, que decía esto Don Arturo “el bastonazo a de ser pasante, dado con actitud, asi evitamos el agarre del mismo por el oponente” esto solo lo puede decir quien peleo, un real maestro de pelea…
Actualmente este sistema está siendo difundido por el Maestro Eduardo Festorazzi y Maestro Jorge Prina, de la Asociación de Esgrima Criolla, contando con una profunda investigación y entrenamiento, ratificando que el legado de Arturo Bonafont, aún está vivo.

jueves, 12 de octubre de 2017

Whipala, de mitos y verdades.

La Wiphala, que es? una bandera?, un símbolo?, un blasón?, un estandarte? Existió? Fue real?  Bueno, acá mostrare algunos esbozos, con una leve documentación y un poco de la interpretación que le doy yo, en mi humilde entender.



Los pueblos de nuestra tierra, obviamente tenían otra concepción de bandera, este es un concepto indoeuropeo, por lo tanto, esta interpretación actual, no es correcta, lo que sí es real, que esta imagen es  originaria y ancestral. En fin,: se carece de testimonios fehacientes de su empleo en los pueblos precolombinos antes de la llegada de los europeos. Y no se trata  de que se careciera de divisas, pero éstas no eran banderas; las huestes del ejército Inka acostumbraban identificarse utilizando el «unancha» («estandarte», «pendón» o «divisa» cuadrado, pequeño).

En este vaso kero se puede apreciar claramente un guerrero portando una wiphala, lo pueden encontrar en el Museo Arqueológico del Cusco
    «El guion o estandarte real era una banderilla cuadrada y pequeña, de diez o doce palmos de ruedo, hecha de lienzo de algodón o de lana. Iba puesta en el remate de un asta larga, sin que ondease al aire, tendida y tiesa, y en ella pintaba cada rey sus armas y divisas, porque cada uno las escogía diferentes, aunque las generales de los incas eran el arco celeste y dos culebras tendidas a lo largo paralelas con la borda que le servía de corona, a las cuales solía añadir por divisa y blasón cada rey las que le parecía, como un león, un águila y otras figuras. El dicho estandarte tenía por borla ciertas plumas coloradas y largas puestas a trechos.» Dice Bernabé Cobo, en su «Historia del Nuevo Mundo.» (1609)
 
Chuspa coquera del perìodo Tiwanakota , se encuentra en el Museo de Brooklyn. EEUU.
Las altas culturas, sudamericanas tales como la antiquísima Tiwanaku, Chavín, Nazca, Huari, Paracas, Mochica, Chimú, Aymara, Queshwa hasta la más reciente y epítome de todas ellas: la Inka, demuestran un elevado grado de cultura visual, a través de representaciones de exquisita estilización de cosas y sucesos trascendentes o cotidianos, reales o mitológicos, registrados sobre soportes de diversa naturaleza, desde la piedra hasta los textiles, de la cerámica a la madera, de la corteza a los metales nobles.


En una obra clásica de arqueología de Tiwanaku de largo aliento y profusamente ilustrada, se muestra en una de sus páginas la imagen de la decoración de un Keru  singular. La ilustración desplegada en plano, exhibe una escena doble: en la mitad superior izquierda, asistimos a un acto ceremonial, en que el Señor –no podría ser el Inka, si se tratara de un soberano de Tiwanaku, pues es ésta una cultura muy anterior a la inkaica–  es transportado en andas, rodeado por su guardia de honor, que presenta a consideración del soberano un par de cabezas cortadas que aún chorrean sangre. La escena denota pompa y formalidad y se trataría de alguna victoria obtenida sobre unos enemigos. Debajo de esta escena, se encuentra una serie de signos contenidos en una estructura geométrica, podríamos especular sin mayores explicaciones, que podría tratarse de una crónica de la escena superior, redactada en algún tipo no descifrado de escritura jeroglífica tiwanakota.
 
Keru de Copacabana

En la mitad derecha de la imagen, nos sorprende la visión de lo que parece un escudo de armas o blasón indudablemente de inspiración europea, en el que no falta un insólito yelmo emplumado con un brazo blandiendo una espada también europea, en la parte superior del blasón. El escudo está dividido en campos, tal cual es costumbre en la heráldica europea, pero con la particularidad de que los restantes componentes simbológicos.
Keru de Copacabana, detalle con «Wiphala».
Muestra el patrón de cuadrados concéntricos,
plumas rojas y el asta con lo que parece la punta
de hierro, metal extraño a las culturas andinas.
 Completa esta mitad de la composición, quizá lo más sorprendente es la presencia de dos portaestandartes ataviados para la ocasión, flanqueando el blasón… sosteniendo sendas astas coronadas por «Wiphalas». Así parecen –aunque podrían ser estandartes rígidos, pues no ondean. Sus diseños tienen cuadrados, pero concéntricos y ostentan sólo tres colores: de adentro hacia fuera amarillo, blanco y rojo. ¿Significa esto una prueba documental de la presencia precolombina de la «Wiphala» entre las culturas andinas? Ciertamente, no.
Ahora bien acá abajo otros ejemplos de whipala antiguos, aunque en estos podemos decir que hay un halo de dudosidad.

Y esta es la historia moderna de la whipala
El Primer Congreso Indigenista Boliviano se celebró en La Paz en mayo de 1945. Entre sus organizadores se encontraba Hugo Lanza Ordóñez, especialista en la cultura aymara, quién advirtió a los otros participantes que la existencia de la palabra aymara «wiphala» –compuesta por dos palabras: «wiphai» una expresión de triunfo, y «lapks-lapks», algo así como una onomatopeya del viento; cuya conjunción y contracción podría significar: «triunfo flameante» = «bandera»–1 sugería que esa cultura en particular y las civilizaciones andinas en general debía haber poseído algún tipo de bandera. A partir de esa conjetura lingüístico-antropológica, y considerando que ese congreso debía estar representado por algún símbolo de la Identidad indígena, Lanza Ordóñez postuló el empleo de una bandera blanca, de uso habitual en los acontecimientos y ceremonias comunitarias importantes, que era la única divisa conocida por entonces. Los congresistas se manifestaron de acuerdo, pero surgieron discrepancias acerca de las características que debía poseer la bandera propuesta. Germán Monrroy Block propuso una enseña colorida, capaz de identificar con más riqueza cromática y simbólica a la cultura aymara y decidió poner en práctica su teoría, acudiendo a los especialistas en diseño, actividad que por aquél entonces –y posiblemente con justa razón–, se atribuía los ilustradores, tipógrafos y letristas que trabajaban en las imprentas.
 
En procura de lograr una solución satisfactoria de diseño, que consolidara las aspiraciones de Identidad postuladas, Germán Monrroy Block  acompañado por Hugo Lanza Ordóñez, el ideólogo del asunto, se dirigieron resueltamente a la imprenta de Gastón Velasco. En la reunión de trabajo , el tema más complejo por resolver parecían seguir siendo el de los colores que debía ostentar la «wiphala» proyectada. Se decidio por una colorida y pequeña grilla cuadrada compuesta a su vez por cuadrados de varios colores, y este habría  sido la inmediata inspiración de la «Wiphala» que identificó al Primer Congreso Indigenista de Bolivia.
 
Chakana

En fin, existe sin dudas algo similar, para filosofar, muestra los colores del arcoíris, una variedad  de colores, siendo la comunicación entre la tierra, y el cielo, que interpretación le daban?, no se, y creo nadie sabe.
Los colores a que corresponden, las tinturas que tendrían, las formas recuerdan a la chakana, la cruz andina, y es plenamente  simbología americana.
Y ahora saque su conclusión, y yo diría, como toda leyenda, atrás hay algo de verdad…



Aclaracion: la chakana de la portada es actual.

Fuentes:
 http://victorgarcia-design.blogspot.com.ar/2014/09/identidad-cultural-la-wiphala.html
 ¿La etiqueta de Champancola símbolo nacional?Artículo de Elizabeth De Col de Céspedes.
Publicado en «El Diario», Bolivia, 20 de Octubre de 2008
Tiihuanacu. - The cradle of American man - Cuna del hombre americano, de Arthur Posnansky.
Edición bilingüe inglés-castellano, Publicado por el Ministerio de Educación de Bolivia, La Paz, 1958. Volumen III y IV, página 97, Plancha XLVII b «Keru 11 de Copacabana». Descripción en pp. 73/76.



martes, 10 de octubre de 2017

San Martin y los Indios.


"Dos mil Mapuches ayudaron con caballería, ganado y baqueanos al General  San Martín en el cruce de Los Andes. El Parlamento al que citó a los  caciques tenía el objetivo además de pedirles permiso para atravesar sus  territorios " Manuel Olazábal (Oficial del Ejército de Los  Andes.) . Recordemos que en 1863, Olazábal comenzó a publicar sus memorias tituladas “Episodios de la Guerra de la Independencia”, que es un hermoso legado para la posteridad.


   
"Los ricos y los terratenientes se niegan a luchar, no quieren  mandar a sus hijos a la batalla, me dicen que enviarán tres sirvientes  por cada hijo solo para no tener que pagar las multas, dicen que a ellos  no les importa seguir siendo una colonia. Sus hijos quedan en sus casas  gordos y cómodos, un día se sabrá que esta patria fue liberada por los  pobres y los hijos de los pobres y los negros que ya no volverán a ser  esclavos de nadie." General José De San Martín. 



El Ejército de los Andes estaba compuesto por 

1512 soldados Regulares

2266 esclavos libertos 
       (negros entegados por sus amos)

1392 auxiliares (varios aborigenes)

1200 Patriotas  



    San Martín pensaba que los auténticos dueños del país eran los  habitantes originarios de América y se refería a ellos como "nuestros  paisanos los indios”. Al tema, me gustaría contar la historia de la Logia  Lautaro, si ,la misma en la que el General San Martin propicio, fue  fundada por Francisco de Miranda, un aventurero, que merece un post  aparte, pero volvamos en la logia Lautaro.

En 1807, Francisco de  Miranda fundó en Cádiz y Madrid filiales de los Caballeros Racionales.  La primera filial de la logia se estableció en Cádiz (España) en el año  1811, con el nombre clave de Logia Lautaro, haciendo referencia al toqui o caudillo araucano Lautaro, o Leftraro que derrotó a los  conquistadores españoles en la Capitanía General de Chile en el siglo  XVI y mantuvo independiente de la corona española, único estado en  américa reconocido por España, por originarios, hasta la ocupación de la  Araucanía (1861-1883).
 Entre los componentes de la logia podemos nombrar Carlos María de Alvear , Bernardo de Monteagudo, Bernard  O’Higgins, Tomas Guido, y obviamente aparte de muchos San Martin, estos  jóvenes liberales y libertadores, admiraban desde Europa, el espíritu  indómito de Lautaro, que derroto a Valdivia, marcando la cancha, como  quien diría. Un ejemplo a seguir, se enfrentó y venció.
 Recomiendo a  quien guste leer la Araucana de Alonso de Ercilla y Zuñiga, o algún  relato de la vida de Lautaro, sin duda no se arrepentirán.



Ahora la historia, corria el año 1816, San Martin se prepara en para el cruce de los andes, listo para la campaña libertadora , desde el Plumerillo,  organiza un parlamento con los indios, para afianzar lazos y unirlos a nuestra causa, ya lo decia en una carta dirigida al Gobierno de Buenos Aires así lo explica el general: “He creído del mayor interés tener un parlamento general con los indios pehuenches, con doble objeto, primero, el que si se verifica la expedición a Chile, me permitan el paso por sus tierras; y segundo, el que auxilien al ejército con ganados, caballadas y demás que esté a sus alcances, a los precios o cambios que se estipularán: al efecto se hallan reunidos en el “Fuerte de San Carlos” el Gobernador Necuñan y demás caciques, por lo que me veo en la necesidad de ponerme hoy en marcha para aquel destino….” (Cuartel General en Mendoza y setiembre 10 de 1816).


Fue asi que los caciques liderados por Ñacuñan, el cacique más viejo, escucharon atentamente  y luego de deliberar uno por uno, resolvieron dar su apoyo al General, con excepción de tres caciques, a los cuales, el resto se comprometió a “controlar”.

Los festejos del acuerdo duraron 4 días, las armas quedaron en custodia, y hubo alcohol e intercambio de regalos, fue allí donde recibe Don José su famoso poncho.  Concluido el parlamento y las implicancias políticas y los resultados del mismo, entre los que se destacan las colaboraciones que los pueblos Pehuenche que hicieron a la campaña libertadora (por ejemplo servir de baqueanos en el cruce los andes), es bueno recordar algunas frases de San Martin, referidas a los pueblos indígenas: “… Concluí con toda felicidad mi gran Parlamento con los indios del sur: auxiliarán al ejército no sólo con ganados, sino que están comprometidos a tomar una parte activa contra el enemigo…”
Replica del poncho entragado a San Martin por los Pehuenches.
“La guerra la tenemos que hacer del modo que podamos. Si no tenemos dinero, carne y un pedazo de tabaco no nos han de faltar. Cuando se acaben los vestuarios nos vestiremos con las bayetitas que trabajan nuestras mujeres, y sino andaremos en pelotas como nuestros paisanos los indios. Seamos libres, que los demás no importa nada”.



Y de los negros que decimos... de los 2.500 soldados negros que iniciaron el cruce de Los Andes fueron repatriados con vida solo 143. Ya San Martin dijera “¡Pobres mis negros!”,  luego de recorrer el campo de batalla de Chacabuco, esto da una idea del panorama de los innumerables cadáveres de quienes habían pertenecido al Batallón N° 8 compuesto por los libertos de Cuyo. y que diríamos de Cabral, el morocho que paso a la historia, un hombre echo coraje, pero esa es otra historia...

Galeria de Imagenes:

Peculiar retrato de Jose de San Martin po Duclos






Poncho que acompaño a San Martin en el cruce de los Andes.


Retrato de San Martin con el poncho regalado
Lautaro, retrato de la epoca.

San Martin y la bandera de Los Andes



Fuentes: muchas y varias, credito de Hector Velazquez, revisionistas, y muchas mas
http://www.elmensajerodiario.com.ar/contenidos/para-pensar-a-san-martin/
Ilustración de portada de Matías Davirón para diario Los Andes. Publicado en un suplemento especial que circuló el 17 de agosto de 2017.